Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, los anunciantes comenzaron a argumentar que la celebración del Día del Padre fue una manera de honrar a las tropas estadounidenses y apoyar el esfuerzo de guerra. Para el final de la guerra, el Día del Padre no era aún un día de fiesta federal, pero era una institución nacional.

3ff3e9d211a182106b8d71576d54e820

_23-2147489072

_23-2147489071