El presente Convenio y los demás principales tratados de fiscalización internacional de drogas hacen que se nos ayude en la lucha contra el tráfico de drogas; que protejan a las personas vulnerables a través de una amplia gama de actividades a las que los Estados partes se comprometen, entre ellos la educación y la prevención, el tratamiento de la drogodependencia, atención y rehabilitación de los consumidores de drogas, y el apoyo social. Estas medidas son fundamentales, ya que el consumo de drogas, en su esencia, es un problema de salud. La drogodependencia es una enfermedad, no un delito. Los verdaderos criminales son los traficantes de drogas.

manual_prevencion_de_consumo_de_drogas_en_la_familia_pdf_474371_t0

manos

manocuadrog

lucha-contra-trafico-ilicito-drogas