En 1917, las manifestaciones del Primer Día de la Mujer en San Petersburgo, Rusia ayudaron a iniciar la revolución de febrero, cuando las mujeres marcharon por la ciudad exigiendo el fin de la Primera Guerra Mundial. Esto sorprendió incluso a Leon Trotsky, que, al igual que otros líderes rusos del día, no esperaba que las protestas del Día de la Mujer causaran mucho revuelo.

images (28)

images (27)

images (26)

images (25)