La Fiesta de los Santos Inocentes fue una celebración de una serie de días conocidos como la fiesta de los locos. En el último día de esta celebración, los padres abdicaban temporalmente autoridad. En los conventos y monasterios, se le permitía a la monja y monjes más jóvenes actuar como abadesa y abad para el día. Estas costumbres, que se burlaban de la religión, fueron condenadas por el Concilio de Basilea (1431).

images (18) images (17)

images (16)

images (15)