Nuestros antepasados construyeron los primeros observatorios para seguir el progreso del sol. Un ejemplo es en Machu Picchu en Perú, donde la piedra Intihuatana, se ha demostrado que es un indicador preciso de la fecha de los dos equinoccios y otros períodos celestes significativos. La palabra Intihuatana, por cierto, significa literalmente para atar el sol.

images (5)

images (4)

images (3)

images (2)