“Dios te salve María, llena eres de gracia”. Durante miles de siglos, millones de veces al día la Virgen María es recibida por los fieles con el saludo del arcángel, que oímos resonar de nuevo en el Evangelio de hoy. Los hijos de la Iglesia aprenden de las palabras del Arcángel Gabriel que la plenitud del misterio de la gracia de Dios se realizó en Santa María. San Pablo el Apóstol nos enseña que el Padre hizo habitase toda plenitud en Su Hijo encarnado (cf. Col 1, 12-20), que se desborda de la cabeza de Cristo y se derrama en su Cuerpo místico que es la Iglesia.

images (61)

images (60)

images (59)

images (58)